Loading...

La pandemia por COVID-19 afecta a personas en todo el mundo.

Los expertos en salud pública aconsejan mantener una distancia física apropiada para frenar el contagio de la enfermedad.

Tememos lo peor para las personas que se hallan en campamentos de desplazados en todo el mundo.

Mantener esa distancia es un privilegio imposible de aplicar en estos lugares.

Las personas que han tenido que desplazarse por un conflicto o una situación de violencia suelen ser particularmente vulnerables a complicaciones de salud.

Los campamentos están superpoblados y, a menudo, las condiciones de saneamiento y refugio son insuficientes, mientras que el acceso a la atención médica y a una alimentación adecuada es escaso.

Corremos contra el tiempo para limitar la propagación de la COVID-19.

Si no se actúa de manera urgente, las consecuencias para quienes viven en zonas de conflicto serán devastadoras.

La guerra no se detiene por la pandemia.

Tampoco se detiene nuestra labor de protección de las personas afectadas por el conflicto armado y la violencia.

Haga un donativo hoy